SYMILARIN

SILYMARIN

SYLIMARIN

Uno de los mejores aliados de la salud de nuestro hígado es un cardo de enormes proporciones, el conocido como cardo mariano. Sus frutos, en extracto, se revelan como un excelente recurso para aliviar diferentes afecciones que afectan a la salud hepática, pero también se muestra como un excelente tónico digestivo y venoso.

Supone el gran recurso de herbolario para el tratamiento de las afecciones del hígado. El cardo mariano se ha utilizado como planta medicinal desde la antigüedad y ya Plinio el Viejo alababa sus virtudes como estimulador de la bilis.

El apelativo de mariano pudiera atribuirse a la leyenda que explica que la Virgen María tiñó de blanco las recias hojas de esta planta con la leche de su pecho cuando trataba de ocultar a su hijo recién nacido de la persecución ordenada por Herodes.

Principios activos del cardo mariano

Con fines medicinales se cosechan los frutos del cardo mariano, que contienen las semillas en su interior. La cosecha se realiza una vez la planta empieza a secarse, cuando han madurado los frutos. El principal componente bioquímico del cardo y el más interesante terapéuticamente es la silymarina, que es una mezcla de flavolignanos, como la silibina y la silicristina.

Contiene también: principios amargos, taninos, mucílagos, histaminas, tiramina, betaína, trimethylglycina, ácidos grasos insaturados (oleico, palmítico y linoleico) y vitaminas.