Fundamentos para la utilización de bioultrafiltrados celulares

La terapéutica con proteínas, tiene como característica principal la reestructuración y reactivación de las funciones biológicas del tejido sano y enfermo.

Introducción

los sistemas vivos, incluidos el cuerpo humano se componen de elementos tan intimamente relacionados entre si que ninguno puede apreciarse en su totalidad por separado de los demás. Los organismos contienen órganos, estos están constituidos por tejidos que a su vez lo están por células, las cuales están formadas por moléculas. Entonces la unidad de los sistemas vivos es coordinada por muchos niveles de interrelación; las moléculas llevan mensajes de un órgano a otro y de una célula a otra. Los tejidos están delimitados e integrados con otros tejidos, a través de membranas acelulares secretadas por las células y estas últimas adquieren identidad por contacto con otras células.

De las moléculas pequeñas el agua es a gran distancia de las otras la mas abundante, el resto de la materia viva son macromoléculas como las proteínas, los polisacáridos y el DNA. Las células adquieren y utilizan estas moléculas de dos tipos de tamaños distintos en modos fundamentalmente diferentes. Dentro de este contexto las macromoléculas, son de las más interesantes y características de los seres vivos. En un sentido estricto, la evolución de la vida, como la conocemos es la evolución de las estructuras macromoleculares. Las proteínas son como  los caballos de batalla de las células, son las más abundantes y funcionalmente más versátiles de las macromoléculas celulares. Dentro de las muchas funciones  de las proteínas intracelulares (dentro de la célula) cumplen múltiples funciones como; acelerar reacciones, permiten que las células se muevan y realicen trabajo, mantienen estructura interna celular, transportan moléculas, dirigen las señales de otras moléculas, estimulan, regulan mecanismos, inhiben eventos dentro de la célula etc.

Generalidades

Las proteínas son las moléculas operadoras de la célula y llevan adelante el programa de las actividades codificado por los genes. Este programa requiere el esfuerzo coordinado de muchos tipos diferentes de proteínas, las cuales se presentaron primero como moléculas rudimentarias que facilitaron un número limitado de reacciones químicas.

Muchas de estas proteínas primitivas, evolucionaron en forma gradual hasta transformarse en una amplia gama de enzimas capaces de catalizar un increíble rango de reacciones químicas intracelulares y extracelulares a una gran velocidad y especificidad.

Las proteínas están conformadas por aminoácidos, en ese diseño se pueden unir a cualquier molécula concebible, desde iones simples hasta grandes moléculas complejas como grasas, azucares, ácidos nucleicos y otras proteínas. Una de las características importantes de estas moléculas se centra en 4 aspectos que la molécula proteica presenta una conformación, una cantidad de aminoácidos especifica, un peso y una carga eléctrica propia para cada una, importantes para establecer la acción en la célula que se encuentre dañada.