PLACENTA

Desde hace más de 10 años, la placenta (Células Madre) brinda un sinfín de beneficios a todo el cuerpo.

Obliga al organismo a obtener un equilibrio, a que se absorban todos los nutrientes y se desechen las toxinas de manera correcta. Como resultado del proceso de envejecimiento se hace más lento, ya que las células viven más tiempo. Hay mejor producción de colágeno y elastina, la piel se vuelve más fresca e hidratada, reportan menos problemas emocionales y una recuperación posparto más rápido y agradable.

Ha demostrado ser la más eficaz en tratamientos para el rejuvenecimiento en general, regeneración de tejidos, activador de la microcirculación, mejora la apariencia, la elasticidad de la piel y equilibra es sistema endocrino.

La placenta contiene ricos factores de crecimiento, hormonas, proteínas, glicosaminoglicanos, ácidos nucleicos, desoxirribonucleicos, anticuerpos y otros nutrientes naturales concentrados en pequeñas fracciones de péptidos, polipéptidos y aminoácidos.

Algunas de las patologías beneficiadas: Dermatitis, psoriasis, acné en el adulto, quemaduras, manchas de sol, inmunodeficiencias, menopausia, trastornos menstruales, control hormonal.