Roberta 50 años, un viaje por el desierto de mi piel